Zully-zumba y la hora feliz

  Hoy tendría que estar narrando la fiesta que no fue. El mal tiempo aguó las actividades programadas justo después de cantar el himno. Son odiosos esos días en que el clima juega esa mala pasada de las dudas, ¿se hace o no se hace el festejo? Porque el año pasado celebramos con una lluvia torrencial durante la mayor parte de la jornada, pero nos cobijaba el techo de la Sociedad de Fomento. 
  El lugar elegido  para los 107 años era la Plaza Almafuerte y las actividades al aire libre tienen ese detalle: la lluvia las suspende hasta nuevo aviso. 

  Pero cuando las ganas de juntarse son muchas, ellas le ganan al clima. 

 

  La profe Zully las había alentado desde las redes a la misma hora que la fiesta comenzaba:

 

Y llegooooel diaaa....A festejar el aniversario de nuestro V.MARTELLI...!!!! desde las 11 hs a pasarla bien y en familia..!!!! Que el friooooo no te detengaaaaa!!!!..... A las 16 hs cerrando con ZUMBAAAAAA ... todoooo pasaaaaaa...solo trae ganas de divertirte y energia Positivaaaaa!!!!


  Más tarde Zully les comunicó que el cumple había sido suspendido, así que las chicas optaron por trasladarse a la casa de la profe. Allí mismo se armó la mateada, todas juntas, las de nuestro barrio y las de Villa Adelina.


 Y la tarde se convirtió en fiesta: le dijeron a la Profe Zully las palabras que le le habían preparado, también los regalos, luego matearon ¡y salieron a zumbear al patio! ¡ni la lluvia las detuvo! Porque "la hora feliz" como ellas la llaman, es defendida como desde una trinchera, del modo que se defiende lo que se ama.

  



  No quiero cerrar sin recordar la entrevista que le hice a Zully en agosto de 2013 en la sede de la Fundación Empresaria Italo Argentina, o las clases que asistí luego en el Comité Radical, también en la Avda.  Laprida, de nuestra localidad, siempre me quedé sorprendida por la energía de Zully. Allí me enteré que se recibió en el ISEF pero que ñuego siguió asistiendo a todos los cursos posibles, porque Zully AMA lo que hace y eso grita en ella sin que lo diga. 
  Esas baterías bien cargadas que Zully trae producen el milagro en cada cita: la energía se multiplica en cada cuerpo y hasta en el aire mismo. La voz de algún cantante enlatado pone el ritmo, Dale zumba,,, mamita dame zumba,,, dame candela... y desaparece la pared del comité para transportarnos a una playa caribeña con su mar y sus palmeras.  La rutina, los dolores, los problemas cotidianos, dan un salto al fondo, ¿quién no los tiene? ¿quién puede sacárselos de encima? Nadie, pero la liberación de endorfina gana el partido y el milagro se produce durante la hora feliz que no hay que perderse. 

Queda pendiente la fiesta,    ¡a estar atentos al nuevo aviso del festejo de cumpleaños de nuestro martelli querido!

¡felicitaciones, chicas!

Escribir comentario

Comentarios: 0