Latidos de cumpleaños

  Bien temprano, la plaza Almafuerte estaba sumergida en frío y niebla pero poco a poco, comenzaron a llegar los miembros de nuestras Entidades de Bien Público. Un fuego acá y alguien que arrima otra parrilla. La calidez humana aportando lo suyo en la preparación de la fiesta, abrazos por acá y por allá. Cuando cumple los años un barrio la celebración es de todos y para todos. ¿Quién es el homenajeado? ¡Cada vecino! Y por eso la alegría se multiplica igual que el entusiasmo mientras se disponen las sillas a pesar del fresquete. 

  Ojalá que no llueva, es el comentario repetido puesta la mirada en todo lo que se está armando y son muchos los ojos que se levantan a un cielo mudo y de plomo. Cuando hay niebla, sale el sol, acota una señora bien abrigada que salió a la plaza con el objetivo de precisar en carne propia la temperatura. Es que mi nieta baila con una remerita, agrega. 

   Pero la plaza se va animando, las piezas del ajedrez aparecen en las mesas, tortas, café, decoraciones en el escenario, banderines por todas partes y el payaso Burbujita que hace su entrada. 

   

   Entonces ocurre al milagro del sol, que decide no perderse la fiesta otro domingo más,  y, despacio, pero con decisión, comienza a guiñar el ojo. Es que promete diversión para todos los gustos y una dosis grande de alegría. 

    Febo asoma y los corazones aumentan su temperatura. 
    Los vecinos se van arrimando y la fiesta comienza de verdad con toda su magia en la voz invitadora del Sr Hugo Pane, director de nuestro periódico y animador tradicional de este encuentro. 

    

  Explotó, ¿verdad?  Sublime mostrar la fiesta desde la mirada de una joven fotógrafa como Vanesa Deferrari. Siempre es así cada uno contempla la vida con los ojos que tiene pero los profesionales de la imagen agudizan la visión y le hacen zoom a los  festejos.
   Poco que decir cuando las fotos hablan. 

  


 
   Mucho que agradecer a la vida cuando se habita en un barrio donde se celebra la paz y la familia. Donde cada cual pone su parte, donde la gente siempre hace un poco más. Presentes todos los integrantes de las Entidades de Bien Público aportando en lo que todos los años organizan con el máximo de los esmeros reuniéndose por la noche luego de sus respectivas obligaciones laborales. Todos merecen un capítulo de manera individual porque cada uno le pone su color a la fiesta. 
  Vi a nuestra Delegada Municipal,  Katia Seguin, bien tempranito a pesar del domingo. Como siempre la infatigable Rosario Cassaro que supo ser responsable de las entidades y el corazón le quedó enganchado. 

Me han contado, también que estuvo el Sr Intendente Municipal Jorge Macri. 
  El circo, la música y el baile, ¿qué más se puede pedir?      Todos se animaron en el cierre con la energía contagiosa de las zumberas. Bravos repetidos y aplausos de pie para ellas, para las profes María Gironelli y Zully Olivera como para todas las mujeres que las acompañaron. 

 


 ¡Un abrazo apretado de feliz cumpleaños a toda la familia martelliana! ¡Felices 107! Por nosotros y por los que van venir, chin chin!

 

Escribir comentario

Comentarios: 0