11 de junio- Día del vecino

  ¿Qué significa ser vecino?

   El diccionario lo define como cercano o próximo. 

   Creo que es más que eso y mucho más en los barrios que se están iniciando en los que está todo por hacer. Algunos vecinos de pos acá todavía recuerdan las reuniones para traer la luz eléctrica o a ese vecino que le pasó el cable a través del cerco. Los vecinos son siempre importantes, son los que están más cerca en el caso de sufrir un accidente. ¡Cuántas veces ha sido un vecino quien alcanzó a otro al hospital! 
   En estos tiempos en que las comunicaciones nos permiten mucha interacción con gente lejana en tiempo real, parece que no es tan importante, sin embargo, creo que lo será siempre aunque modifiquemos comportamientos. 
   Con mi vecina de enfrente muchas veces nos hemos sorprendido enviándonos whatsapps, o porque está trabajando o porque se vive en un estilo más rápido, pero siguen siendo hermosas las conversaciones en la vereda, escoba en mano. Costumbres estas últimas que se vienen perdiendo más que nada por la inseguridad. Por suerte existen las plazas y otros lugares de reunión donde estirar una charla mate en mano. 

¿De quién fue la idea?

El “Día del Vecino” fue instituido por Romeo Raffo Bontá, quien desde la Asociación Vecinal de Villa del Parque, promovió cada año el festejo del Día del Vecino, evocando el aniversario de la segunda fundación de la ciudad de Buenos Aires, el 11 de junio.


  ¿De dónde proviene la palabra?

   Como casi todos nuestros vocablos, hay que buscar el origen en España. Vecino fue una unidad de población utilizada en la madre patria para realizar censos por motivos fiscales. Cada vecino era una unidad familiar y se contabilizaba en esta al cabeza de familia, cónyuge, hijos, parientes, esclavos, etc. Para efectuar la conversión de vecinos a habitantes, es habitualmente aceptada la transformación de 4 o 5 habitantes por vecino. Aunque no hay forma exacta de calcularlo, porque depende de las características poblacionales de cada zona.

El carácter fiscal de estos censos llevó a que nobles, clérigos y gente de extrema pobreza, se quedaran en ocasiones fuera de esta contabilidad, por lo que los datos son aun más imprecisos. Fue utilizado hasta 1768, año en el cual el conde de Aranda ordenó a los obispos a recoger los datos de cada parroquia, indicando edad, sexo y estado civil.


  VECINO es un vocablo precioso que alude a amistad y solidaridad. 

   Ya sé todo aquello de pueblo chico infierno grande, del chusmerío y esos detalles que, bien mirados desde otra perspectiva hasta pueden resultar deliciosos: quien habla de vos es porque le importás. Y cada vecino importa porque somos un tejido social, ¡y en el barrio es donde más se nota! Aunque no tengamos una relación constante, allí está el vecino, y, aunque hayas tenido un problema, por el árbol, por la humedad, por el caño, por el estacionamiento, por la basura, por la luz, por la enredadera, por los ruidos, por lo que sea, el vecino allí está. 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    SUSANA MACHULSKY (miércoles, 14 junio 2017 07:03)

    ¡UN GRAN ABRAZO A MIS QUERIDAS VECINAS MARTELLIANAS!