Recalculando norte

  Ayer encontré a Verónica Lomongiello, caminando por Avda Laprida, del modo en que suele vérsela: con un perrito.  La vengo siguiendo en lo que hace, no me cuesta nada, siempre atrapa esa condición que tienen algunos seres que trabajan desde el alma con toda la pasión y energía volcadas a la causa. Son las personas que siempre están buscando la veta creativa que los lleve al cumplimiento del objetivo. 

  Vero era madrina de mascotas pero cuando no tuvo el dinero, sin dudarlo, se lanzó a trabajar para conseguir los recursos. La aventura tomó la forma de programa de radio, ¡muy recomendado por cierto!   Cada vez más, porque lo que comenzó los domingos como un ratito de sobremesa, se constituyó con los años en un programa interesante y exitoso en la FM de nuestro barrio, sí, la que emite desde el Círculo de Ajedrez.

   Vero utiliza todos los recursos y sabe que para cumplir su sueño hay que valerse de redes solidarias y alianzas estratégicas.

   Acá la vemos con Romina Tallarico cuando se realizó la Jornada AYUDA A UN AMIGO en el estudio de Danzas RT cito en la Avda. Mitre de nuestra localidad.  

 

    No fue la única jornada, la encontramos el 15 de abril en Plaza Vienni con motivo de AYUDEMOS A AYUDAR.  Con varias personas se instalaron a vender huevos de Pascua, galletitas, rosacas, y otras exquisiteces. La recaudación estaba destinada a pagar pensionados y comprar alimentos para las mascotas sin hogar.  

  En la ocasión pudimos conocer a Leoncito y a Ciro, sus ojos hablaban por sí y por los otros congéneres. 

 

  Y hubo más, y habrá más, ferias, juntadas y fiestas varias en el barrio sirven a expresarse por los que no saben hablar. ¿o sí?

   

  Vero no para y contagia, ¡ojalá que viralice también!  Porque es sabido que la conducta que mantenemos con respecto a los animales, nos define. ¿A dónde se dirige una sociedad que maltrata o abandona a los animales?  Algunas anécdotas te hielan la sangre, por eso está bueno colaborar con la causa de Vero, por nosotros: los humanos, ¿los humanos?  A veces, la conducta de algunos nos hace desear que el mundo sea más "animal", más al estilo de lealtad que tienen los perros.   Otras veces, viendo la solidaridad de muchos, se enciende la esperanza de cambio. 

   ¡Esta es la forma! Todos tenemos algo para dar. Y está bueno unirse y encauzar los esfuerzos. En este caso se une la alegría de la zumba con el beneficio de colaborar. ¿A que es un buen cóctel?  

 

   El miércoles al comité, entonces, a bailar por nuestras mascotas más vulnerables. 

    Te podrá parecer una gota en el mar, pero como dijo la Madre Teresa de Calcuta: ese mar sería menos mar si le faltara esa gota.