¡Felices 21 años RT Studio!

      Siempre se la pasa bien cuando se ingresa al Estudio de las hermanas Romina y Noelia Tallarico. Se respira óptima energía.  Hoy mucho más porque se celebra la plena mayoría de edad de un proyecto que siempre luce flamante ya que la pasión con la que se trabaja cada día lo viste de nuevos colores todo el tiempo.  
      Romina está por aquí y por allá comprando cositas lindas o ricas o ultimando algún detalle en el showroom que han organizado con motivo del aniversario. La familia Tallarico en pleno acompaña y se prestan con simpatía a la foto que no me quiero perder. Es bueno tenerlos a todos porque sé que cada uno aporta o ha aportado lo suyo a este sueño mayor de edad. Me imagino el disfrute individual mientras los enfoco y los veo henchidos de la misma alegría.  

  

  Converso, abrazo a gente conocida, compro y disfruto de una feria muy completa distribuida en todos los salones. Son muy buenas estas ferias con precios accesibles y artículos de todas las categorías: ropa, carteras, chocolates, cupackes, perfumes, bijouterie, miel, accesorios, cremas, maquillajes y más. 

 

   Se le agrega el placer de comprar como en casa y de probarse en un sitio en el que estás rodeada de espejos. 

 

     El encuentro con otras profes como la de tango, Vanina Iurisci, a quien admiro,  le añade un plus. De repente estamos las tres hablando de la importancia de lo pedagógico. Saber bailar, sí, pero sobre todo saber transmitir.  

   Me la quedo mirando, hacemos cuentas mentales, la mitad de su vida en este proyecto. Recuerdo su narración cuando el aniversario pasado:  el inicio en la Sociedad de Socorros Mutuos cuando ella tiene diecinueve y su hermana Noelia sólo catorce.   En esa época asiste una alumna, sí, una solita al inicio, durante seis meses. Romina recién ha completado la educación secundaria en el Instituto María de Nazareth y ha obtenido el mayor promedio histórico. ¿Cómo no continuar una carrera universitaria? ¿Y la danza? Se sucede un tiempo en el que transita ambas veredas, y cursa un CBC de psicología y luego de filosofía. Siempre late la danza, con fuerza, incluso se enciende la oportunidad abierta de convertirse en bailarina profesional.

   Vuelvo a mirar a Romi mientras elige ropa para su nuevo aprendizaje, siempre está creándose y recreándose. Mientras ella selecciona una calza u otra más cortita o en colores, repaso mentalmente los recuerdos contados por ella misma y vuelve a emocionarme:  cuando en las vacaciones del 95 una idea poderosa germina en su cabeza y en su alma, así todo junto, con todo el ser como está acostumbrada a trabajar. Esa idea era montar su propio estudio de danzas pero en aquel momento era un sueño casi inalcanzable. Se suceden las conversaciones con sus padres y su hermana Noelia quien, en esta instancia, se erige como secretaria. Comienzan los trámites de habilitación y la puesta en valor del lugar elegido y alquilado, frente a la Panadería La Buena Fe, donde actualmente se venden matafuegos.

    Allí estuvieron hasta el 2001 siempre bailando el sueño con zapatillas de punta al ritmo de bailarinas. No puedo olvidarme de la fecha, ¿qué argentino no recuerda el 2001? Romina lo tiene bien grabado en la mente y en el corazón porque en ese mismo año, contrajo matrimonio. 

 

   También era  9 de julio cuando inauguran en la calle Zufriategui. Todos sabemos lo agitados que eran esos meses. Pero ellas precisan un sitio más grande y corren el riesgo. Allí fue donde la conocí. Todos los vecinos la recomendaban, el boca a boca siempre funciona cuando el producto que se entrega es bueno. En el nuevo estudio podían funcionar dos salones a la vez.  ¡Recuerdo el modo en que afirmó lo de los dos salones mientras miro este nuevo estudio de la Avda Mitre!  Tres  salones y varias dependencias. Las "Talla" han crecido y el estudio de danzas martelliano lo ha hecho al mismo ritmo, igual que si fuera un baile, con ritmo y con ganas. 

 

  ¡FELICES 21 AÑOS DE ILUSIÓN Y TRABAJO!

  Un alegrón haberlos abrazado en este día especial.