De vinos y solidaridad (III)

  ¡Qué placer enorme conocer la Biblioteca Nora Bombelli de la mano de Andrea! Las bibliotecas son mi punto débil, todas, las chiquitas y las grandes, las antiguas y las nuevas, las de hojas amarillas y las tecnólogicas, todas. Porque, como dijo Borges, a quien solíamos recordar a menudo en la Biblioteca CICALE  (audios para ciegos que llegaban desde Martelli a todo nuestro pais) seguro que el paraíso tiene forma de biblioteca. 
   Andrea no para de deslumbrarme porque le pone un plus a la sensación de cálida acogida que tiene de por sí la casa mucho antes de entrar con las mesas de libros en la vereda. 

  Conocemos a Diego, el director, a Fede el bibliotecario y a la profesora de Chi Kung. Nos faltaron unos cuantos más, nos quedamos con las ganas. Ni el tiempo ni los ojos alcanzan para tantas propuestas. A saber: autoconocimiento, ajedrez, arte adultos, para niños, quinta dimensión, computación, curso de milagros, flores de Bach, grafología, guitarra, inglés, italiano, numerología, metafísica, PNL y coaching, PNL consultor, psicografología, taller de la memoria, tarot marsellés, teatro, yoga para niños, yoga hatha, yoga kundalini, yoga okido, reflexología, terapia psicológica y registros akashicos.  Me quedé sin aliento al nombrarlos a todos pero no terminé porque también se realizan seminarios mensuales. 

  La biblioteca está viva, crece y se reproduce: están armando otra en Campana. 

 

  Una interesante visita, muy recomendable que hagas la tuya ya que no te conté todo. Hay más todavía. La Biblioteca Nora Bombelli queda en Francia 3569 en el vecino barrio de Florida y su teléfono es 4730-2220

  Si mirás la galería de fotos también verás a una hermosa chica de sueter amarillo: María Lujan Fredes, campeona de patín, entrenadora en el vecino Club Unión de Munro. 

   
  Te he presentado ya a tres beneficiarios de la Subasta solidaria de vinos organizada por el Concejal y Sommelier Marcelo Chocarro a realizarse en el Cine Teatro York el 29 de septiembre. Unos pertenecen al arte, otros al deporte, a la lectura y al conocimiento. 

  ¡Vamos con el vino que se transforma en cultura!