Domingo de elecciones

  Acá todos van a votar en familia después del asado,  menos yo, mi apellido es con B y me toca en Florida. Ya lo hice, me da alegría votar, es ejercer, de algún modo, el poder de decidir. 

  El día amaneció lindísimo para trasladarse en descapotable. En mi caso, pudiera haber asistido con mi hermana, pero allí está, en la escuela todo el día ya que le tocó ser presidente de mesa otra vez. Ni el abuelazgo la salvó.

  Las imágenes de hoy son de la Escuela Técnica de la Avda San Martín, frente a la fábrica Granix. Me encantan los murales que hicieron en la parte de atrás y siempre que voy les encuentro un detalle nuevo. Hoy quise resaltar la frase de maría Elena Walsh, la del monito, por supuesto. 

 

   "Ay! No te rías de mis monerías!" ¡A que la cantaste en el jardín de infantes! 

 

   A disfrutar del domingo, de la comida y de la familia mientras esperamos el resultado de la elección. 

 

   Para quienes vivimos en dictadura, ya resulta una fiesta una elección en paz. Mientras escribo esto, miro por la ventana el desfile de gente que va y que viene. Documento en mano, hacia la escuela de la esquina y eso produce satisfacción. 
   Mi marido enciende el fuego, mientras esperamos a los chicos. 

 

 

    ¡Y que sea un resultado que te beneficie, barrio querido! Para que sigas creciendo sin perder la fisonomía de barrio de inmigrantes, trabajadores, generosos y tolerantes que te conocimos quienes crecimos en tus calles cuando eran todavía de tierra.