Muestra anual del Taller Chabela Rigo

  Una mano saludando a familiares y amigos, la otra portando el diploma, una sonrisa que es pura luz y sintetiza lo vivido durante el año, las asistentes del Taller Chabela Rigo cerraron el año con una muestra que se realizó el pasado 25 de noviembre en el Jardín 912, cito en la calle Roca 3962 de la vecina localidad de Florida.
  Vecinas que descubrieron un canal para expresarse y dedican parte de su tiempo a crear belleza. Como decía la Profesora, cada tarde del taller es un encuentro único porque además de cortar venecitas, nos reímos, nos escuchamos y emocionamos.  Palabras tan breves como intensas fueran seguidas de aplausos cálidos y de abrazos apretados. Otra vez lo volvemos a confirmar, el arte sensibiliza, mejora nuestra autoestima, nos socializa a la vez que permite nuestro autodescubrimiento y todos esos beneficios se reparten y multiplican en nuestro entorno más próximo y hasta en el barrio mismo.  ¡Qué bueno es hablar de esto! ¡Mucho mejor ver las obras que narran por sí mismas! Imaginar paredes con esos cuadros, un desayuno en esas bandejas, la vida es más rica cuando el arte nos rodea. 

    La reunión lo tuvo todo: una obra de teatro en radio, café, los afectos y la risa. Le agradezco las imágenes a Patricia Oberti, y la transmisión en vivo a Flavia González. La tecnología nos acercó y nos permitió que quienes no pudimos asistir lo disfrutemos de alguna manera. El arte siempre es gozo y fiesta. Ha sido muy bueno ver esas caras de vecinas conocidas y queridas junto a sus trabajos llenos de color y talento. Tienta a inscribirse, ¿no?