Se estrenó Patín Artístico "La Socie"

    Una gala especial, la primera de Patín "La Socie" . El aire estaba cargado de entusiasmo y expectativa, las nenas enfundadas en sus trajes azules; brillitos titilando en todo el cuerpo competían con la luz de sus miradas inquietas en esta culminación del trabajo de toda una temporada. 

   Para Milagros Bazán y Natalia Bacher, las profesoras, también era noche de estreno y paseaban su nerviosismo detrás de bambalinas. 

La animadora, más entrenada en estas lides, Ivana, derramó su voz y el aplauso de inicio de los familiares y amigos vibró hasta dos cuadras a la redonda, doy fe. 

   ¡Qué despliegue más bonito! Las nenas irrumpieron deslizándose sobre sus cuatro ruedas en un vuelo, envueltas en esa magia única del patín. El cuerpo al ritmo, las palmas  las acompañaban, el corazón emocionado de todos y la mente que no podía dejar de pensar cuánto trabajo hubo detrás para que las nenas brillaran de semejante modo. 

Luego de la presentación inicial fueron presentando cuidadas coreografías individuales. Fabulosas presentaciones dada la edad de las nenas de entre 8 y doce años. 

 

  Las HADAS de nivel inicial sorprendieron, nos transportaron  a otra dimensión mientras las contemplábamos en sus coreos luminosas. Un privilegio verlas. Por momentos se me iba la mirada a los ojos emocionados del público que se movía con ellas acompáñandolas en ese deseo de que todo salga perfecto. 

   Y hubo buffet con la consiguiente posibilidad de colaborar un poco a tanto esfuerzo. Hay que recordar que el patín es un deporte que requiere disciplina y medios económicos. Todo un sacrificio para las familias.

  No hubo una que no brillara, fue para aplaudirlas de pie a ellas y a todos los que estuvieron detrás. Recordar al Profe José, como también a quienes le dieron lugar en "La Socie", a Milu y a Natalia, a las familias por el empuje y la fe. 

   El patín, como cualquier disciplina tiene esa necesidad de acompañamiento, pero devuelve beneficios. El patinaje es una experiencia amena pero, además les enseña, una de las enseñanzas más importantes es aprender a caer para evitar lesiones graves. 

También activa la circulación sanguínea, fortalece a los músculos de las piernas, contribuye al equilibrio, potencia la atención, mejora la resistencia y quema calorías. Las profes, tan apasionadas ellas, me indicarían más beneficios que han encontrado en su vida entregada a esta magnífica actividad que llevan literalmente tatuada en la piel.  Pero eso podría dar para otra entrada de este blog. Los familiares asistentes disfrutaron en grande de las pequeñas estrellas en acción. 

  

 

  Aplausos cálidos y sentidos para todas las nenas,

para las familias, para los comerciantes que colaboraron,

para la Socie que crece 

para todos y cada uno.

¡Que sigan los proyectos y que en 2018 volvamos a ver un espectáculo como el que nos dieron!
GRACIAS