De buena prensada

    Tomé la fotografía en Plaza Vienni, el sábado pasado cuando ya casi finalizaba la última edición de  Feria Atenea. Estas dos jóvenes estaban trabajando desde las once de la mañana con sus sonrisas intactas. Y falta Mariana, la hija o la mamá según se mire, porque ellas son abuela nieta. La última, la más chiquita de la feria, con una sonrisa más cálida que día de verano. Su mamá Mariana se la regaló, es quien estaba por todas las sendas de la plaza, desparramándola. Conversar con cualquiera de las tres pero hoy nos vamos a centrar en el aceite de oliva. 

    Vamos a repasar el modo en que reconocemos un aceite de oliva de buena calidad. Es sabido que el mejor aceite de oliva es el aceite virgen, o mejor aún, el extra virgen, el que se extrae de la primera prensada de la aceituna en frío. Esa se la saben muy bien los descendientes de italianos y españoles que viven en nuestro barrio y de quienes heredamos el gusto. En Mendoza se está trabajando bien. ¿Qué tener en cuenta al comprarlo, conservarlo y consumirlo para obtener los mayores beneficios? Son seis puntos clave a los que hay que prestar atención:

1- Etiquetado

2- Orgánico y extra virgen

3-Envasado adecuado

4-Conservado fresco pero no frío

5-Chequear la fecha de elaboración

   Es de lujo por el sabor y por los aportes a nuestra salud. Consumir aceite de buena calidad, mucho mejor al precio adecuado, es una excelente decisión familiar. No te lo pierdas, podés comprarlo en las ferias o bien pedirlo a domicilio.

  

  Y, para cerrar, Mariana junto a su mamá en la Feria de ayer en la vecina parroquia Santa Rosa de Lima (Munro), con todos sus productos: mermeladas, dulces, miel y variados tipos de conservas. Habrá que probar para hablar. Seguro que son buenos, los comercializa gente de buena prensada.