Presentación de nuestros íconos

   Ayer por la tarde fueron presentados nuestros íconos. Fabuloso trabajo en conjunto con nuestros vecinos de todas las edades, muy bien plasmado por el prestigioso diseñador Hernán Berdichevsky. Sublime tarea por donde se la mire. 
   La palabra ícono proviene del griego, 
eikon (imagen). Aunque a nosotros nos llega por el francés. Y a mí me encantaría sumergirte, barrio, en esas cuestiones maravillosas de la génesis de las palabras pero no será posible en esta revolución de sentimientos. Porque el ícono, usado por el hombre desde la prehistoria, ese dibujo síntesis tan empleado en contextos religiosos, tiene una importancia clave para cualquier comunidad.

  El ícono nos rodea cada vez más. El escritorio de nuestra computadora es un despliegue de íconos. Pero no sólo la religión y la informática hacen uso de los mismos, nuestra vida cotidiana se sumerge en íconos. A veces el próposito es decorativo, pero los íconos que seleccionamos siempre nos definen. 
  

   El Intendente Jorge Macri, Dolores Guzmán de Cultura y Hernán el diseñador, en la conversación informal antes de iniciar. La gente, mucha más de la esperada, superó la expectativa en cantidad y en sentimiento. 

     "Muchas veces, desde un gobierno se piensa que uno puede interpretar lo que es valioso e importante para la gente y, entonces, se dice, bueno, vamos a hacer algo que represente a tal barrio. Por ahí está bien, es bonito, es agradable, está lindo pero no tiene el valor de la PERTENENCIA. " Así comenzaba su breve alocución nuestro intendente cuando ingresaron los chicos del club de Ajedrez y fueron acomodados adelante de los vecinos. La espontaneidad de los chicos al ver los dibujos disparó el comentario de uno sobre el colectivo 67. ¡Vaya si nos representa! A todos nos llevó a la escuela, a la universidad, al médico. Seguro que a cada vecino le revolvió recuerdos el comentario infantil.

  "Construir identidad no se construye de arriba para abajo, se construye horizontalmente en conversación, en charla, en sana discusión. Cuando el camino se hace de esa manera, tiene otro VALOR" prosiguió el intendente. 

    Era lindo estar disfrutando del encuentro, café y medialuna de por medio, entre la gente que camina nuestras veredas todos los días. 

     La Secretaria de Cultura los fue mostrando. Preciosos los sonidos emocionados y los comentarios. Alguna risa y otra lágrima, esa amalgama de la vida presencia constante. La pieza de ajedrez que es un peón. El ser humano que está detrás del ícono de nuestro periódico porque todos sabemos que El Martelliano es Hugo Pane, en mi caso una posibilidad de leer mis letras impresas. El colectivo en que me trasladé primaria y secundaria a la escuela. La parroquia en donde me enamoré, pasé mi adolescencia, me casé y en la que nuestros tres hijos recibieron todos los sacramentos, cursaron la escuela y practicaron deporte. ¡Me faltó la imagen del horno de ladrillos! Es otro ícono, y definitivamente hace a nuestra esencia. Todas las señoras mayores que entrevisté cuando juntaba material para mi libro por allá por el 2014, los nombraron. 

   Nuestra Delegada Municipal Katia Seguin, Jorge Macri y Lolo Dellepiane. Me han dicho que su abuelo tenía horno de ladrillos.

     El adicional de compartir con la gente que a diario trabaja en nuestro barrio. Cada cual desde su ámbito construyendo el sueño de vivir un poco mejor cada día. 
      Todos nos llevamos una taza y las postales. También portamos la vivencia para atesorar en el alhajero del alma. 

       Agradecida a mi amiga de la infancia la Dra Lina Loiudice, oftalmóloga del hospital y en su consultorio del barrio, catequista, pintora, por haberme acompañado en las dos reuniones sobre los íconos y estirarlas luego en nuestras meriendas de los jueves. 

       Agradecida a Lucila Satti por su trabajo desde la biblioteca y por ese sueño, también anunciado durante este evento: LOS LIBROS CIRCULAN. 

      Agradecida al Dr Aldo Invernatti, Presidente del Club Laprida por sus acertadas acotaciones de siempre, un hombre bien de nuestro barrio. 

      Agradecida a Sabina Vázquez y a Ivana Valorosso por sus cálidos abrazos cuando las encuentro. 

      Escribo estos párrafos y sueño con que estos cinco íconos también circulen, nos identifiquen a todos y los usemos. Creo que será entonces, cuando los veamos por todas partes, que adquirirán la verdadera categoría de Iconos. 
     GRACIAS.