Presencia martelliana en la Feria del Libro

    Llegué bien temprano como es mi costumbre. Amo el olor a preparativos: ese momento en que todo está en ciernes y se huele la expectativa del éxito.  Conociendo de cerca a la organizadora detallista Lucila Satti. Y entré por la calle Wineberg, allí los primeros: nuestra biblioteca de Padilla como siempre la llamo, la "José Froilán González" para decirlo como se debe.  Que si lo colgamos del puesto o armamos como el otro de Autores. Besos y a seguir trabajando. 

     Unos pasos más allá ¡mi biblioteca de siempre! La que nos supo regalar al barrio el Club de Leones. Lindísimo encuentro con las mujeres Leones, todas ellas un orgullo para nuestro barrio: la Presi Marita Depaoli y sus secuaces cuidadas de cerca por el León Mario Blanco que no salió en la imagen. Tuvimos la oportunidad de saludar a toda la familia Blanco, que viene creciendo y puede que una "pancita" a punto de estallar en la plaza, ya nos haya traído novedades. 

   Y aquí la Sra Alicia Rebollar, (Carapachay) de la Asociación Historiadores del Fondo de la Legua, el historiador Martin Adair (Olivos) y yo, barrio querido de Martelli. 

  Los libros: Alicia con su preciosa reseña de la Torre Ader erguida entre chalecitos minuciosa historia bien documentada; Martín con relatos nuevos de la Patagonia vieja e historias de daneses en Argentina y yo con mis humildes conversaciones martellianas.
   Una tarde de rica conversación donde aprendí mucho en el intercambio con mis compañeros de puesto.  

  Como se ve en las imágenes la feria lo tuvo todo: historiadores, escritores, ilustradores, alternativas para alimentar el cuerpo y un exquisito espacio que Pizzini supo ambientar para el disfrute creativo de los más chicos. ¡Qué bien esta empresa martelliana de excelencia! Capítulo aparte. 

    Y el acompañamiento de mis amigas. ¿Qué sería sin la amistad que todo lo engrandece? Gracias por estar siempre, por comprar el libro, por leerlo, por recordar párrafos, por proponer ideas, por los brindis continuos y las risas inspiradoras. 

 


   ¡Ojo! Hubo mucho más en la Feria, más de todo. Esta es una visión bien parcial pero me gusta mostrarla. Como suelo decir, cada quien mira y escribe con los ojos que tiene y los míos nacieron aquí, barrio querido.