Felices 109 años

 Gracias a la Asociación de Entidades de Bien Público de nuestro barrio y a un montón de gente que se suma en cada edición, volvimos a celebrar tu cumpleaños. ¡Ay barrio, qué joven que sos!
Fijate que los abuelos homenajeados, de más de 85, casi tienen tu edad. Tenemos una historia pequeña pero un corazón grande que late y crece para recibir nuevos habitantes. Si ayer fueron los italianos y españoles, entre otros europeos, también inmigrantes de nuestros países limítrofes, ahora mismo son los venezolanos quienes llegan y, al lado de los choripanes, se venden arepas.. 
Hoy comienzo a recordar la jornada del domingo pasado que tuvo un poco de todo y que no se puede relatar de una sola voz. Siempre digo que cada cual mira con los ojos que tiene y ve las cosas unidas a su propia historia. Lo que amamos siempre nos parece atractivo. Cuando estamos entre gente querida  la pasamos bien y hasta bailar ritmos urbanos de la peor manera nos produce alegría. ¡Qué grande Froddo! Él sí sabe hacerlo, gracias por la clase abierta.

  La casualidad hizo que llegara a la plaza con los chicos de RT y el clima se tiñó de danza. Todos bailamos, mientras Ivana Valoroso, mujer orquesta filmaba, fotografiaba y presentaba a la vez. Aquí arriba están mis pobres imágenes, en la red podrás encontrar muchas más que varios han subido. En nuestro barrio abunda  gente linda y confluyeron en la plaza artistas, emprendedores, miembros de entidades, parrilleros, alumnos de escuelas, comerciantes, ajedrecistas, todo un placer, a cada paso un vecino que te saludaba. ¡Que no perdamos eso! La plaza es lindo sitio para juntarse ahora que la vereda está peligrosa. Estas fiestas constituyen un vestigio de lo que era el compartir las tardes entre vecinos. Al ver a nuestros abuelos tomando el té no pude hacer otra cosa que imaginar el tiempo aquel de jugar a las escondidas en la calle.  Quiero hablar con ellos, como cuando escribí al libro, despacio y sin apuros, desgranando recuerdos, de paso me contarán la parte de la fiesta que me perdí ya que no estuve todo el día. ¡Eso es lo que tiene de bueno que te cuenten! Añadís miradas. Por eso, a vos que me estás leyendo, a vos te pido, vecino, mandame mensaje y contame sobre tu experiencia en la fiesta aniversario de nuestro barrio querido compartido.