La alegría indispensable

  Existe un denominador común al entrar en el local de las Damas Rosadas de la Maternidad, o en el de Uniendo Eslabones o en los de Caritas parroquiales: la alegría. 


  Una alegría que nada tiene que ver con la situación de las personas que por allí circulan ni con las historias personales de quienes los mantienen funcionando. ¡Porque hay que trabajar mucho para mantener el orden allí en espacios ajustados para que todo se encuentre en óptimas condiciones de ser abrigo! 

  La época invernal es el momento crucial en estos sitios que exhalan calor humano por donde se los mire, ese calor tan necesario cuando el frío aprieta. 

   En estos lugares abunda una palabra: GRACIAS. Y se hace en nombre de quien lo recibirá porque lo cierto es que nada de aquello es para esa mano extendida sino que, en algunos casos, pasará por otros generosos brazos para llegar a destino o quizá se convierta en medicinas o leche especial según las necesidades del momento. Milagros que produce la solidaridad contagiosa. Porque sí, señores, así opera este bicho, contagia igual que un virus y se expande. ¡Qué bendición que así sea! 

A lo largo de mi vida he visto muchos casos de gente transformada que empezó ayudando un poquito y luego se le hizo carne. Son personas luminosas, siempre de buen humor, agradecidas a la vida, felices.  No es que vivan en la abundancia, no, porque la solidaridad es horizontal, de igual a igual. 

  Saqué algunas fotos pero es importante visitar personalmente, en este caso se trata de la Feria Americana de la Damas Rosadas, frente a la Maternidad Santa Rosa en la calle Ameghino 941 (de lunes a viernes de 10 a 14 hs), donde te recibe Lucía Segovia siempre secundada por las voluntarias. ¡Lucía, una gran mami que suele estar con su hija Margarita también nacida en la maternidad! Hermosa ella con sus peinados de trenzas. 

En las imágenes aparecen también las Voluntarias Rosadas Leonora Pugliese y Mirta Alaluf que están clasificando y nos cuentan que precisan mucho: zapatillas, cunas y cochecitos. 

Date una vuelta, llevá, doná, conocé, comprá nuevo (donaciones de empresas) o usado, pero sobre todo conocé que es el primer paso para encantarse.