Aunque no vistamos delantal rosa, tengamos rosa el corazón

El pasado sábado 9 de noviembre se realizó en la Iglesia Adventista de nuestro querido barrio, un té-homenaje a ELLAS, las Damas Rosadas de la Maternidad santa Rosa.

  En la imagen de izquierda a derecha las vemos sonreír a Carmen, Marta y Graciela.

  Tuve el honor y la suerte de ser invitada también yo, lo cual siempre es una alegría porque conozco la calidad humana de la gente de la iglesia y siempre es un gustazo estar entre ellos compartiendo sus detalles. ¡Todo un despliegue de delicias el encuentro: de las que se comen y de las que se viven con ganas!

  Entre las segundas quiero destacar la bienvenida con campanitas. Un grupo de cuatro niños interpretó varias "obritas" como el cantito Jesús es maravilloso que me erizó la piel. La música tiene eso, te cambia el clima, y a quien venía de la calle lo introducía en el cielo.  La profe Carina, emanando dulzura expresó muy bien eso tan lindo de hacer algo bueno por los demás dieciendo que es ver cómo en un lugar oscuro se enciende una lucecita. También contó que se estaban estrenando, lo cual sólo se podía percibir en los labios del niño de chombita roja, ¡los apretaba! Un detalle que los enaltecía, los cuatro sumergidos en la música en cuerpo y alma, con toda la atención. 

  

   La Sra Concejal Rosario Cassaro asistió con dos amigas, Yolanda y Rosa,  del grupo de jubilados Almafuerte, también homenajeadas y felices. Rosario se refirió a su compromiso con la gente, muy especialmente a la tercera edad, aprovechó para contar sobre los arreglos que fueron realizados en el Geriátrico Municipal y que lo ponen a la altura de los mejores.

  El primero en romper el hielo fue Javier con su calidez indiscutible. No solamente ofició de presentador eficaz sino que estuvo atento toda la tarde a que las asistentes al té estuviéramos pasándola de lo mejor. Si queríamos algo, insistía, debíamos pedirlo a cualquiera de los hombres que se dedicaron a atender las multitudinarias mesas, ¿Me pasé con el adjetivo, barrio querido? ¿Cuántas seríamos? Éramos muchas, eso sí. Y, para mí, mantenernos sentadas mientras ellos pasaban con las bandejas fue todo un gesto.

  El Pastor Rosendo también nos dio la bienvenida y se refirió a los trabajos que estaban expuestos, no sin antes tener unas cariñosas palabras para con las Damas Rosadas con quienes la iglesia siempre colabora, ¡doy fe! 

   Sandra Brito emocionó con sus palabras y sus manualidades. Mantas, toallas, ropitas, muñecos reciclados, imaginación y destreza en corazón y en manos tanto sea para abrigar como para entretener a los niños. También nos leyó la carta de Sivia Dorso, Presidente de las damas Rosadas, ausente con aviso por el cumple de su nieto, ¡todos los presentes le deseamos felicidades de corazón! Porque, usando sus propias palabras: sólo con el corazón se puede brindar tanto, disfrútense, dar es compartir.

   El escritor y pintor Alberto Yegros, autor de la obra que está en la imagen, obra maestra sin terminar, como se la solicitaron, fue el encargado de hacer el retrato a lápiz de la que saliera sorteada. ¡Divertido y bonito premio que ganó mi amiga Laura Valdivia de "Uniendo eslabones"!

   Se me ocurre, barrio, que Dios quiso que ganara para que pudiéramos difundir esa obra de solidaridad que todos los jueves contamos en la radio, ¿no? 

  El de delantal verde, es Guzmi, él preparó el té. Maravilla de té frutado del que bebí cuatro tazas, nunca un té me pareció tan delicioso. ¡Claro que me llevé la receta! Y abusando de su generosidad, también me llevé el título que antecede a mis pobres palabras.   

  Todas nos sentimos tan a gusto que pedimos que se repita a lo que respondieron con varias invitaciones que están abiertas a toda la comunidad.

   Ahora mismo te cuento una que me encantó, nos invitó Lili a un recital de música realizado por los chicos, acá, en nuestro barrio, el 23 de noviembre a las 11 hs. 
   Te lo volveré a decir vecino, es una preciosa actividad que convendría no perderse. 

    Comunidad toda de Iglesia Adventista de Villa Martelli, ¡muchísimas gracias!